Martes, 02 de Septiembre de 2014, 17:13 (20:13 GMT)

04 de Septiembre, 2012 | Caminito al costado del mundo

Política en redes sociales

El análisis de la realidad depende del cristal con que se mire, señalan algunos especialistas. Otros le agregan color al prisma con el que se observan los sucesos. Lo innegable es que el mirador por el que observamos los hechos, condiciona el examen que hagamos del mismo. Por el ángulo, la distancia, la perspectiva para analizar cada uno de los sucesos. En este marco se desarrolla una nueva historia. Como si en nuestro país faltaran problemas, ahora estamos en camino de una nueva disputa político-ciudadana. La cantidad de perfiles falsos que apoyan candidaturas presidenciales en las redes sociales.

Las redes sociales se convirtieron en el arma más poderosa y de menor costo para tener un parámetro de lo que sucede en el país y el mundo. En el mundo actual 2.0, debemos agregar la cantidad de estímulos que surgen para adornar a una situación en particular. Miles de personas, en todo el planeta observan un mismo acontecimiento y lo comentan instantáneamente convirtiéndose en una masa gigante de opiniones, que eliminan las barreras del tiempo y la distancia.

La inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres es quizá una de los ejemplos más cercanos de un evento de repercusión mundial y que movilizó a millones de personas hablando del mismo tema. Así podemos seguir nombrando casos en donde se entiende a cabalidad como gracias a la tecnología, las redes se transformaron en una enorme teleplatea compartida por una inmensa cantidad de público.

Con lógica razón, este planteamiento se replica en los casos más pequeños de cada sociedad. La política partidaria paraguaya no está exenta de esta situación. Agreguémosle el factor del tiempo electoral que estamos transitando. Es un momento en el que las estructuras comunicacionales se movilizan para posicionar las candidaturas de los diversos partidos y movimientos para todos los cargos.

Hasta aquí uno puede comprender como una práctica lógica, esperable y para nada arbitraria, que cada grupo de comunicación intente utilizar este argumento para posicionar a sus postulantes. Sin embargo, es importante destacar algunos puntos.

Aunque el escenario virtual de las redes sociales es cada vez más importante, no podemos negar que el mundo real, ese en el que nos tropezamos con la dura realidad todos los días, no dejó ni dejará de tener preponderancia. Podemos crear un ejército de perfiles falsos para defender una posición, aunque la misma será insostenible en la medida que no haya una correlación entre lo que se diga en la red, y lo que sucede verdaderamente.

Tampoco podemos cuestionar la misma acción solamente cuando es empleada por nuestros adversarios. Es decir, si aceptamos las reglas de juego como válidas, sepamos convivir con ellas.

Por último, si pensamos que es ésta es la mejor estrategia, entendamos que como cualquier diseño comunicacional está sujeto a críticas. Aprendamos a aceptar los cuestionamientos. Solamente se puede concebir la madurez de una persona cuando es capaz de asimilar las críticas.

En este mundo que nos toca enfrentar, si hay una verdad que se impuso es que vivimos en un esquema vertical en el que se van eliminando las posiciones absolutas y omnipotentes. En otras palabras, negar esta aseveración es negar la propia esencia de las redes sociales. Finalmente lo que debemos hacer es aprender a convivir con un nuevo paradigma comunicacional que se instaló y para el que debemos estar preparados para adaptarnos, con todas sus reglas. De lo contrario, quedamos al margen. Así de sencilla es la cuestión.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas