Lunes, 28 de Julio de 2014, 16:25 (19:25 GMT)

20 de Septiembre, 2011 | Caminito al costado del mundo

Perdimos por WO contra la APF y Teledeportes

Nos pasa siempre lo mismo y jamás cambiamos. Es parte de la mediocre formación cultural promedio de nuestro país en donde la capacidad de discernimiento ser reduce a la mínima expresión. Podremos apuntar con justa razón buscando excusas, que es un problema de antaño. Sin embargo no debemos olvidar las innumerables oportunidades en que pudimos capitalizar, desde el dolor del fracaso, una enseñanza para evitar tropezar nuevamente con el mismo obstáculo.

No voy a caer en el facilismo de reprochar a los gobernantes o los políticos de turno que siempre nos alegran los oídos con palabras dulces y en poco tiempo nos destrozan el corazón, desilusionándonos. Éste inconveniente coexiste en nuestra vida, en nuestra esencia, en nosotros mismos.

Hoy el tema se llama, derechos de televisación del fútbol paraguayo. En las últimas horas se conoció un contrato firmado por Teledeportes Paraguay, que prorroga la exclusividad de la transmisión de los partidos del campeonato local hasta el 2020. Con este nuevo acuerdo, en el que se da mayores beneficios económicos a los clubes asociados a la APF, se restringe más aún el acceso de los medios de prensa a las imágenes de las competencias caseras. Únicamente la dueña de los derechos tiene la potestad de emitir imágenes de los encuentros, los demás canales reducen sus posibilidades a menos de tres minutos en noticieros no dedicados al deporte. Asimismo se vedó el ingreso de cámaras, ni siquiera para mostrar el contexto que rodea a estos espectáculos deportivos.

Si bien es un negocio que involucra a entidades sin fines de lucro, como supuestamente son los clubes de fútbol, hace tiempo que este deporte pasó a convertirse en una industria rentable y apetecible para muchos, llámese, empresarios, dirigentes, intermediarios, representantes, entre otros. Entonces, en lugar de pensar que la televisación del torneo local puede transformarse en una plataforma de negocios para todos, se cierran pactos para que unos pocos saquen ventaja de las mismas.

Lo grave del asunto pasa por la forma en que se procedió a la confiscación de los derechos televisivos en detrimento del interés general. Los socios de los clubes integrantes de la matriz local jamás fueron consultados para designar al Presidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol, Juan Angel Napout, como el único representante en esta transacción.

No se tuvo en cuenta que las imágenes del fútbol, en un mundo globalizado, son una herramienta contundente para generar otro tipo de ganancias. Después nos preguntamos ¿Por qué la albirroja no puede conseguir amistosos con rivales de primera categoría? O lamentamos que países más pequeños como Uruguay, o de menor tradición futbolística como Chile o Venezuela tengan a sus atletas en las ligas más importantes del mundo y nosotros no. ¡Claro que no vamos a conseguir nada! Nadie ve como jugamos.

Ni siquiera estoy mencionando la horrorosa experiencia de los monopolios empresariales que nos castigan con servicios de baja calidad. Tampoco estoy citando la violación a la libertad de prensa. Ni por ahí quiero decir algo respecto a las dudas que arroja en la opinión pública que solamente se puedan ver en un canal y con un solo criterio periodístico las decisiones polémicas en los partidos. Imagínese este escenario, es como si el Estado se encargue de la exclusividad de la difusión de las noticias de lo que pasa en el país. Si bien estos aspectos son importantes, requieren de un análisis distinto, no menos trascendente, en otro momento.

Quiero agregar dos elementos más. Lo que siempre dice Carlos Kiese en Radio Cáritas, cuando recomienda a los padres que no se frustren si sus hijos no son buenos dentro de la cancha. “Prepárenlos para dirigentes deportivos, porque todos ahí son millonarios. Conozco gente que era pobre y ahora se llenó de plata” asegura, con solvencia basada en su paso por diversos ámbitos futbolísticos en los que estuvo. Por último, cuando la ciudadanía accede a menos fuentes de información, se reduce la calidad de nuestra opinión y por consecuencia, nuestro criterio es más débil. Repito, ahora es el fútbol, mañana puede ser en otro ámbito, el camino está marcado para que esta clase de negocios se sigan haciendo sin ningún tipo de dramas.

Retomando el punto inicial del comentario quiero recordarles que ahora ya estamos llorando por la leche derramada. Nos callamos cuando se realizaron las negociaciones, actuamos con un silencio cómplice. Ya se cerró el contrato y la dictadura legal de Teledeportes con la autorización pagada, cedida por la APF entra en vigencia. Nosotros telespectadores tenemos que aguantarnos por 9 años más las coberturas de este monopolio.

Lo más triste, siempre pasa lo mismo y parece que nunca vamos a terminar de aprender la lección

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas