Martes, 02 de Septiembre de 2014, 19:39 (22:39 GMT)

13 de Febrero, 2012 | Caminito al costado del mundo

Favero vs. Carperos: polarización y muerte

El conflicto de tierras en el país, que es de larga data, está llegando a un nivel preocupante de polarización en donde se pierde la objetividad de análisis de los hechos que vienen sucediendo. Las posturas de las partes se van radicalizando y las pasiones vinculadas a las mismas, buscan justificar cada acción, dejando de lado la cordura para sumarse a lo que uno considera es la posición más adecuada. Entrar en esta vorágine es verdaderamente peligroso, porque es un campo propicio para legitimar acciones de todo tipo y actuando sin pensar.

Un caso concreto que vivimos fue en el marzo paraguayo en donde se leían en las tapas de los periódicos dos países totalmente diferentes. Las radios y los canales de televisión también estaban enmarcados en este esquema, favorables a un sector y críticos del oponente. Las consecuencias de aquello son harto conocidas y aunque adelantar un escenario similar puede ser algo aventurado, no deja de ser una hipótesis cuando se tensan los puntos de vista.

Hay que ser claros también en el conflicto de tierras en Alto Paraná. La gran mayoría de los medios de comunicación y por ende, gran parte de la población influenciada, tiene una preferencia marcada en contra de los carperos. Las acciones de estos manifestantes son motivo de cuestionamiento, encendiendo las pasiones más fuertes cada una de sus movilizaciones.

En contrapartida, las expresiones de los propietarios no son adjetivadas de la misma forma. Un ejemplo, lo que dijo Tranquilo Favero, uno de los propietarios  más cuestionados por los carperos. Se destapó en las últimas horas en unas declaraciones a Folha.com señalando que odia a la pobreza y desea que se le meta palos a los carperos. Asimismo, indicó que se debe tratar a los manifestantes como a las mujeres de los malandros con fuerza, denigrándolas de paso. Tampoco aclaró la cantidad de tierras posee en el país. Lo que sí dejó en claro es su admiración por el régimen de Alfredo Stroessner.

Las reacciones contra estas polémicas y violentas aseveraciones fueron mínimas en comparación a la repercusión que tuvieron las desafortunadas y cuestionables manifestaciones de Victoriano López, líder carpero hace unas semanas, cuando decía que las mujeres se prostituían para pagar su pasaje para negociar tierras en Asunción. No se mide con el mismo parámetro las declaraciones de uno y otro protagonista. El factor clave, lo que decíamos, la polarización extrema de este conflicto, en donde se posiciona mediáticamente a los carperos como los malos de la película.

Reducir el análisis a una situación coyuntural es un error miserable. El origen de las tierras de Favero, bandera de lucha en el cuestionamiento a sus propiedades, es un tema independiente a sus afirmaciones, que debe ser dirimido en otro ámbito. Que el sojero se declare amante del stronismo es solamente una explicación de su conducta violenta y nunca una justificación de invasiones de sus tierras, incluso aunque éstas fueran mal habidas. Que cualquiera se exprese contra las mujeres deshonrándolas es censurable, sea de donde sea que provengan estas expresiones.

Pensar que carperos o productores tengan un discurso xenófobo y violento como la única condición para volcar todas nuestras opiniones en su contra, es limitar este problema de la tenencia de tierras a una pelea de comadres, típica de programas chismenteros que tanto vemos en la televisión actual.

Aquí hay que ser claros, el que se equivoca debe ser cuestionado. Quien usa la justificación de la violencia como método de operación debe ser frenado. La ley debe ser el único mecanismo para separar los tantos y establecer un punto de equilibrio en medio de esta situación. De lo contrario, debemos esperar consecuencias como las ya señaladas anteriormente, muerte y dolor como mecanismo de dirimir las diferencias, un escenario que esperemos no se repita en el Paraguay.

La polarización, la manipulación y las historias tergiversadas a favor de una posición no ayudan en nada. Tenemos que ser contundentes, valientes y realistas; comprendiendo que lo que está mal, está mal, independientemente del sector que provenga. Si no conseguimos dar este primer paso el futuro es desalentador. La violencia se instalará definitivamente. La muerte será su consecuencia. Debemos entender esta realidad, de lo contrario nada podrá detener sus consecuencias manchadas de sangre.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas